EN DIA7 SUCRE

EN SUCRE > EN DIA7 SUCRE > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2018-09-02 00:00:00

Tiro al blanco

Por primera vez una mujer comanda la Feria

Carmen Villalba Sánchez, presidenta de la 49 Feria Agropecuaria, Industrial y Comercial de Sincelejo, muestra orgullosa que desde niña ha hecho parte de este gran evento.

Es la primera vez que la Feria Agropecuaria, Industrial y Comercial de Sincelejo tiene como presidenta una mujer. Pero no es cualquier mujer. Es Carmen Villalba Sánchez, una zootecnista egresada de la Universidad de Sucre que creció con la Feria y ama el agro.

En entrevista para Tiro al Blanco habla del presente y futuro de este evento que cada año toma más fuerza.

¿Este año qué tiene de nuevo la Feria?

Básicamente tenemos un incremento en el sector ovino, no solamente del departamento, sino de la región Caribe, donde se están moviendo muchas razas de la producción ovina como tal con cruzamientos criollos.

Además tenemos un juez internacional mexicano. Se llama Alejandro Ferrer, quien es el encargado del juzgamiento de las siete razas que vienen para eso en específico.

Adicional tenemos también competencias doble propósito con su concurso lechero. Vamos a trabajar el sistema de cruzamientos en bovinos para que los ganaderos vean hacia dónde se está trabajando en la parte genética. 

Me parece bien interesante un concurso de aves cantoras que tenemos para el domingo (hoy) con una asociación que lo está organizando en Sucre. Pero no solamente eso. 

En ese concurso se entregarán aves a la Policía Ambiental para que las suelten en el lugar que ellos consideren correspondiente. De alguna u otra manera están demostrando que tienen un compromiso social.

¿Qué tanto ha crecido la Feria de Sincelejo? 

La Feria de Sincelejo siempre ha tenido muchos participantes, pero nos ha tocado decir: 'Hasta aquí podemos porque tenemos un coliseo bastante reducido'. Por eso tenemos que hacer dos ferias al año, porque no podemos tener al mismo tiempo cada una de las razas y las categorías, por ejemplo, de bovinos que se juzgan a nivel nacional, porque no tenemos dónde albergar 500 animales. 

Tenemos capacidad para 300 o 350 bovinos apretados. Toca decidir: en mayo nos vamos con brahman y con gyr y en agosto nos vamos con doble propósito. Y dependiendo cómo se inscriban, hacemos algo de gyr o de brahman. 

Siempre tenemos a mucha gente inscribiéndose, pero nos toca limitar porque no tenemos un espacio suficiente para eso.

Nuestra Feria es bastante reconocida a nivel nacional. No solamente a nivel de bovinos, sino a nivel de equinos.

Estamos hablando de la versión 49. El año que viene vamos para la Feria 50. Bueno, el hecho de que por primera vez haya una mujer en la presidencia de la Corporación de Ferias también creo que es relevante, porque mi trabajo en la Corporación empezó desde la pista, desde coger la pala y limpiar el corral hasta llegar aquí.

No es un secreto para nadie que el Coliseo está en remate, ¿cuál sería el futuro de la Feria?

Pues nosotros, pensando en el año que viene, no tenemos un espacio en donde hacer la Feria. 

Ya hemos estado reunidos en junta y hemos hablado sobre dónde podríamos hacer la Feria de mayo. Hemos pensado en algunos sitios específicos en Sincelejo, lo cual haría que nuestra Feria costara más, porque no contamos con nada y nos toca armar todo. 

Por ejemplo, hacer una competencia equina, por reglamento nos exigen que haya galerías, un techo formal, iluminación y un espacio específico. 

¿Cuáles son esos escenarios?

Hemos hablado, por ejemplo, de las bodegas de Almagrario, que tienen techo, paredes y el espacio es grande. El polideportivo Las Delicias, pero siempre tenemos limitantes de espacio ahí. Hemos hablado de Los Campanos porque tiene de todo un poco. Sería, para mí, lo mejor.

Hasta pensamos en el coliseo de Sincé, pero la Feria perdería la identidad.

¿Entonces hoy la Corporación de Ferias puede dar fe de que se hará la Feria el año entrante?

No. No podemos, porque nosotros oficialmente hoy estamos arrendados aquí.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.