Orquestando nuevos paradigmas regiones IV

Por Carlos M. Montoya Muñoz

De las anteriores columnas, llegamos a lo que nos atañe que es la gran región Caribe. 

Por Carlos M. Montoya Muñoz

De las anteriores columnas, llegamos a lo que nos atañe que es la gran región Caribe. Como una integración de capacidades, esfuerzos, voluntades y talentos a una escala mucho más amplia de municipio y departamento. Argumentaba Ricardo Plata presidente del comité intergremial del Atlántico, que sin el ánimo de subestimar las fortalezas que existen en las subregiones, "se debía tener un inicio en base al eje Atlántico, Bolívar, Magdalena, para de esta manera a futuro fuese más fácil la integración de todos". Planteaba a manera de ejemplo el caso de los puertos, en donde el de Cartagena es un HUB principalmente de contenedores de lejos el mayor de Colombia; complejo marítimo que recibe carga de todo el mundo y para todo el mundo. Seguidamente el de Barranquilla, que se distingue por ser el puerto más integrado a la economía de una ciudad, un porcentaje altísimo de la carga que llega a él, tiene como destino la propia arenosa para ser usado por sus industrias, y de igual forma un porcentaje de la carga que sale por el puerto es producida por la industria local, lo que hace que tenga un perfil, un tejido social con la ciudad. Finalmente el puerto de Santa Marta, que se ha especializado en graneles y exportación de minerales, en importación de vehículos; formando todos un círculo virtuoso. 

Muy seguro de su teoría  planteaba las siguientes cifras: "El Caribe colombiano tiene el 22% de la población del país, pero solamente el 15% del PIB, encontrando todavía una enorme brecha. El Bloque Atlántico, Bolívar, Magdalena; tiene 4.000.000 de habitantes, que son el 8.5% de la población del país con el 7.5% del PIB, o sea está a poco de obtener el promedio de participación del indicador económico como aportación de su población, por lo que la consecución de un resultado en el corto plazo es factible, es una realidad; lo que lo sesga a inducir que la prioridad y enfoque propulsor debe estar donde la viabilidad está más al alcance.  

No comparto en todo la tesis del analista, ya que de entrada se podría estar marginando a los departamentos de Córdoba, Sucre, Guajira, Cesar, e incluso al Urabá. Ante este nuevo paradigma los cordobeses, tenemos que empezar a replantear cómo vamos a hacer las sinergias virtuosas a partir de este ejemplo integrador, ya que de ser pasivos, estaremos perdiendo otra oportunidad como ya nos pasó con el robo a las regalías; corriendo además el riesgo de ser relegados aun incluso dentro de nuestra propia región. Nuestra dirigencia, academia, gremios y ciudadanía; deben entender que tenemos que realizar una renovación innovadora de nuestra vocación productiva, pero sobre todo trabajar unidos y en armonía, para empezar a proyectar nuestro territorio como una gran empresa ambiental y rentable.

Actuar con ecuanimidad, es la tarea

Por Marta Sáenz Correa

Aprender a actuar con ecuanimidad, es la clave para lograr una vida más satisfactoria y equilibrada.

Por Marta Sáenz Correa

Aprender a actuar con ecuanimidad, es la clave para lograr una vida más satisfactoria y equilibrada. La ecuanimidad implica ser equilibrado, no propenso a apasionarse o perder la tranquilidad, y ofrecer una respuesta proporcionada ante los estímulos.

Para ser ecuánimes debemos asumir lo inevitable con un ánimo sosegado aún en las circunstancias difíciles, viviendo el presente, libres del pasado y del futuro y sin reaccionar con avidez o aversión. La ecuanimidad nace cuando uno no se aferra a lo agradable y no añade sufrimiento a lo desagradable. Visto desde lo científico la ecuanimidad no tiene una base evolutiva, y se considera un valor mucho más humano que animal, por lo que no es algo instintivo, sino una cualidad meditada que hay que trabajar mediante la consciencia, la comprensión y el conocimiento de las cosas.

Las personas que se caracterizan por su ecuanimidad, se consideran individuos estables y constantes emocionalmente, capaces de tomar decisiones correctas y asertivas, que perciben aquello que es importante, sin dejarse llevar por las emociones que se encuentran alrededor. Los ecuánimes, son personas equilibradas que mantienen una postura intermedia entre dos polos, y que no entienden las diferencias como excluyentes, sino que se manejan siempre tratando de encontrar cosas positivas en ambos lados, de modo de poder formar una unión o combinación equilibrada entre ellas. El ecuánime siempre busca el equilibrio y la armonía, y encuentra un orden entre sus estados de ánimo, sin que ninguno sobrepase a los demás o se convierta en dominante.

La persona ecuánime muestra siempre un carácter estable, es tolerante, paciente, comprensiva y justa. Por lo cual, idealmente, un jefe, un directivo, un gobernante, un juez, un docente, deben ser personas ecuánimes, capaces de mantener la imparcialidad, objetividad, y serenidad a la hora de actuar y tomar decisiones. Además, al actuar con ecuanimidad la persona es capaz de optar siempre por la mejor solución, la más sensata y racional, y, en consecuencia, logra resolver los conflictos y sobrepasar las dificultades.

Más ecuánime, más libre. La ecuanimidad no es una anestesia emocional, sino la capacidad de ver las cosas con claridad incluso cuando nuestras emociones nos lo ponen difícil. Algunas personas confunden el estado de ecuanimidad emocional con el de indiferencia cuando, en realidad, se trata de actitudes distintas. La indiferencia impide una captación clara del estímulo, ya que, al haber sido clasificado de poco importante, la atención no se enfoca sobre él. Lo indiferente no nos hace reaccionar. Por el contrario, la ecuanimidad no es ausencia de reacción. Lo que la ecuanimidad hace es impedir una reacción apresurada, automática y ciega.

La ecuanimidad no es una anestesia emocional.

Tributaria arruinante

Por Félix Manzur Jattin

Al presidente Duque le ha tocado, como dice el dicho coloquial, las verdes y las maduras, al recibir un estado despedazado por la enorme deuda fiscal que duplicó el pasado gobierno.

Por Félix Manzur Jattin

Al presidente Duque le ha tocado, como dice el dicho coloquial, las verdes y las maduras, al recibir un estado despedazado por la enorme deuda fiscal que duplicó el pasado gobierno. Por primera vez el gobierno se volvió ambidiestro, el botín presupuestal cobijó a todos. Urge recortar el gigantesco y paquidérmico estado que tenemos y que todos, de nuestro bolsillo nos toca pagar con tributarias alcabaleras y arruinantes. Nunca se había visto tanto derroche, plebiscitos que de nada sirvieron, nómina estatal triplicada, diplomacia desbordada, medios de comunicación postrados al midas del tesoro público. 

Traigo a colación una crónica conocida sobre los estados alcaberos y de impuestos para mantener regímenes. "Cuentan que en los tiempos de los últimos reyes de Francia, antes de la Revolución Francesa, durante el "despotismo" cuando el Rey era "el Estado", un recaudador de impuestos se acercó a su rey con la nueva propuesta para aumentar la recaudación de impuestos. El recaudador proponía cobrar más impuestos a los ricos del reino. El Rey le dijo: A los ricos no. Casi todos son mis amigos y si los enojamos ya no me van a invitar a fiestas. Todos ellos y nosotros somos gente bella, y no les podemos hacer eso. Además… ¿Cuántos ricos hay en el reino? ¿Cuánto más podríamos recaudar?

No. Eso ni pensarlo. Además, ellos tienen dinero y poder y se nos pueden marchar a otro reino llevándose todo". "¿A los pobres? A esos ¿de dónde les podemos sacar impuestos? Apenas tienen para comer. Además muchos de ellos son pobres por flojos, por ignorantes; nunca saldrán de su pobreza. No, con ellos no te metas. Déjalos como están. Así viven contentos y tranquilos; sin ambiciones. No hay que alborotarlos. Además, son los que votan." "¿Qué me sugiere para poder recaudar más impuestos para la corona?" Y el rey le dijo: "Cóbrales más a los de la clase media, a los profesionales, a los comerciantes, etc. A esos sí". Y el recaudador contestó: A ellos siempre les aumentamos los impuestos. Se van a enojar. Y el rey le contestó: "Es posible, pero la clase media tiene algo que las otras clases no tienen: tienen sueños y ambiciones. Su mayor sueño es ser ricos algún día."

Por esas razones a ellos hay que cobrarles más impuestos. Recuerda, "los pobres votan, la clase media paga impuestos y los ricos son los dueños de todo lo que tenemos, nos celebran y nos invitan a sus fiestas". El recaudador quedó impresionado de la sabiduría y agudeza mental de su majestad, y se fue a cobrar más impuestos a la clase media.

Cualquier coincidencia con la vida real es pura imaginación.

Situación delicada

Muy delicada es realmente la situación que enfrenta Colombia debido a la gran cantidad de migrantes venezolanos que han llegado a este país durante este año. 

Muy delicada es realmente la situación que enfrenta Colombia debido a la gran cantidad de migrantes venezolanos que han llegado a este país durante este año. 

A la ya difícil situación de déficit del presupuesto nacional que afronta el Estado colombiano y que busca alternativas para poder responder con los programas sociales dirigidos a los nacionales, debe ahora también tener presente que necesita destinar este año más de tres billones de pesos para atender a los migrantes. Un gran reto si se tiene en cuenta que el hueco fiscal del país es de catorce billones de pesos. 

Se hace necesario insistir ante los organismos internacionales, sobre todo la Organización de Naciones Unidas, sobre la necesidad de que intervengan con ayuda económica, ya que está claro que el país no puede enfrentar solo esta situación.

Dictadura de las redes sociales

Por Élmer de la Ossa Suárez

Los avances en las  tecnologías de las comunicaciones y su uso masivo puesto que afortunadamente estas hoy están al alcance de todos los estratos, con la condición que tengan en sus manos el más sencillo equipo móvil, desde el cual pueda tener acceso a cualquieras de las múltiples de llamadas redes sociales, con la cual los acontecimientos del más humilde paraje de cualquier lugar del planeta es conocido, al instante, en el mundo y por cualquier persona. 

Por Élmer de la Ossa Suárez

Los avances en las  tecnologías de las comunicaciones y su uso masivo puesto que afortunadamente estas hoy están al alcance de todos los estratos, con la condición que tengan en sus manos el más sencillo equipo móvil, desde el cual pueda tener acceso a cualquieras de las múltiples de llamadas redes sociales, con la cual los acontecimientos del más humilde paraje de cualquier lugar del planeta es conocido, al instante, en el mundo y por cualquier persona. 

El fácil uso y manipulación de esas tecnologías ha favorecido la capacidad de generar información falsa y poner como autoría de declaraciones o hechos que no han realizado los personajes a los que se les atribuye, son las llamadas "Fake News" o noticias falsas. 

Sirva como ejemplo una información que circuló por las redes sociales donde supuestamente Rubén Blades, el famoso cantante panameño, le recrimina a Nicolás Maduro, el presidente de la República de Venezuela, por haber utilizado algunas frases de su popular canción titulada "Juan Pueblo", y le dice que lo que él hace con las gentes de Venezuela es lo contrario del mensaje de Juan Pueblo. 

A los pocos días circula el mismo video, solo que ahora Rubén Blades le recrimina es al político colombiano Gustavo Petro, por supuestamente utilizar las frases de Juan Pueblo. Recientemente también circuló una supuesta frase atribuida a Andrés Manuel López Obrador, presidente electo  de México, cuando en plena campaña sus opositores le recriminan porque sus políticas buscarían venezualizar a México. Entonces se defiende diciendo que convertir a México como Venezuela es malo, pero trágico sería convertirla en Colombia, un país que vive una dictadura disfrazada de democracia. Por supuesto este montaje lo hacen simpatizantes de la izquierda. 

El fenómeno de las noticias falsas es mundial y da tanto resultado que campañas políticas de diferentes tendencias contratan oficinas especializadas con decenas de expertos en hacer montajes para crear falsas noticias y cazar errores de los personajes, para publicarlos por las redes sociales y hacerlos viral, nuevo término para calificar una invasión de noticias. 

Los personajes de la vida pública caminan sobre el filo de la navaja, tienen que ser infalibles, no pueden cometer errores, como si existiera una tabla de la ley de lo que puede y no puede hacer un personaje púbico: es la dictadura de las TIC. La situación es tan preocupante que personas con alta preparación académica caen en la trampa y también se convierten en multiplicadores de las falsas noticias, sin poner en tela de juicio las informaciones, sin tener una conciencia clara de la información, nadie escapa a convertirse en multiplicador de los falsos eventos. Contradice la opinión del famoso e historiador israelí Yuval Noah Harari, cuando dice: "En un mundo inundado de información irrelevante, la claridad es poder".

Legalización

Por  Rafael González Guerrero

Álvaro Gómez Hurtado, al ser entrevistado sobre lo que opinaba en referencia con los cultivos de coca (quechua: kuka) en nuestro país, decía que había que bajarle la plusvalía al producto final, es decir, a la cocaína. 

Por  Rafael González Guerrero

Álvaro Gómez Hurtado, al ser entrevistado sobre lo que opinaba en referencia con los cultivos de coca (quechua: kuka) en nuestro país, decía que había que bajarle la plusvalía al producto final, es decir, a la cocaína. Esto lo traigo a colación a raíz de las propuestas hechas por el señor fiscal general de la Nación con ocasión de su propuesta "Estrategia disruptiva contra el narcotráfico". Disruptivo significa según el diccionario de la lengua española: "Que produce ruptura brusca". 

Lo que busca el señor fiscal es romper abruptamente la producción del alcaloide y para esto se necesitan tácticas que se salgan de lo común. Por eso, entre ellas propone quitar la energía a ciertas zonas del país, pues "Si no hay energía para estos invernaderos, se acaban los cultivos hidropónicos de marihuana y, con conocimiento de causa, las empresas de energía no pueden proveer energía de manera ilícita a esas fábricas de marihuana". Eso es algo irrelevante, que no descabellado, pues los laboratorios grandes de la sustancia están en plena selva y allí no hay energía eléctrica. 

Las otras propuestas tienen algo más de lógica, como son el control estricto de los insumos que la droga necesita para ser producida, entre ellos la gasolina, el cemento, los abastecedores, el transporte, el almacenamiento y las que hablan de la tecnología química en donde se bajen los índices de productividad de las plantas de coca a través de aditamentos que se les echarían al cemento y la gasolina. Y en lo que tiene toda la razón es en que no hemos avanzado en la política antidrogas, ya que estamos anclados en la vieja fumigación del solo glifosato. En fin, hay que oír al señor fiscal y tomar lo que nos sea más útil de todo lo que ha planteado, pues la situación del país en este tema sí está para producir una ruptura en imponer medidas drásticas que sean necesarias para combatir este flagelo.

Ahora bien, ¿será que Gómez Hurtado tenía razón? El quitarle el acrecentamiento del valor a la cocaína lo que produce es el abaratamiento del producto, lo que traería como consecuencia que el negocio no sea atractivo. Pero ¿cómo se conseguiría ese abaratamiento? El propio Gómez Hurtado planteó que la vía era le legalización cuando dijo: "Si la droga se legalizara en el mundo y su precio bajara; si, por lo tanto, dejara de ser uno de los negocios más prósperos de nuestro tiempo, sufrirían, claro, todos los que comercian con droga, cuya mayoría está seguramente en el territorio de los Estados Unidos".