Crisis de los partidos políticos

En esta época todos parecemos angustiados y enfermos. Solo falta ver todas esas publicidades en la televisión ofreciendo soluciones milagrosas a problemas que hacen ver como terribles. Gel reductor de grasa, sobres para el reflujo, pastillas para el dolor en las articulaciones, suplementos multivitamínicos, sin mencionar las "soluciones" para las angustias espirituales; antidepresivos, programas evangélicos a los que mandar tu dinero, programas de astrología a los que mandar tu dinero, etc.

Por Carlos José Suárez. 

Angustiados y enfermos.

En esta época todos parecemos angustiados y enfermos. Solo falta ver todas esas publicidades en la televisión ofreciendo soluciones milagrosas a problemas que hacen ver como terribles. Gel reductor de grasa, sobres para el reflujo, pastillas para el dolor en las articulaciones, suplementos multivitamínicos, sin mencionar las "soluciones" para las angustias espirituales; antidepresivos, programas evangélicos a los que mandar tu dinero, programas de astrología a los que mandar tu dinero, etc.

Y uno se pregunta si ese es todo un mercado enorme que vende millones. ¿Por qué estamos tan mal? Ok, lo de dejar el destino en mano de dioses o de estrellas se entiende, teniendo en cuenta la precariedad laboral y sueldos bajos que hay en este país. 

Al parecer la gente considera que solo puede salir de su situación con soluciones mágicas y "suerte". Pero lo de ese mercado enorme de medicamentos sí resulta ligeramente inquietante, quiero decir. ¿No se han preguntado por las causas reales de todas esas dolencias en vez de tratar de maquillarlas y esconderlas por un rato con medicamentos? 

Parece como si los padres trataran de distraer los problemas conductuales de sus hijos con regalos, dispositivos electrónicos y exceso de azúcar, los jóvenes trataran de calmar sus angustias existenciales con drogas (legales o ilegales), los viejos trataran de maquillar sus dolencias físicas con medicamentos y sus dolencias emocionales con brujos y estrellas. 

Creo que precisamente estudié sicología para encontrarle lógica a todo esto, y no es que tenga algo revolucionario que nadie más sepa, pero creo que es cuestión de sentido común ver que los padres necesitan modificar los problemas conductuales de sus hijos con disciplina, que los jóvenes necesitamos controlar nuestras ansias de consumo y que todo el mundo necesita abordar sus dolencias físicas y emocionales desde la raíz, no camuflarlas con sustancias. 

Con respecto a lo emocional, es cuestión de modificar nuestras ideas irracionales, la excesiva necesidad de aprobación social, la ilusión de control sobre todo lo que nos ocurre en la vida, en fin. Pero ese es un asunto individual y subjetivo que se trata en el consultorio. 

Con respecto a lo físico, creo que no hay que ser Coelho Einstein Bob Marley para darse cuenta de que si no mantienes hábitos alimenticios sanos, si te excedes en grasa, azúcar, estimulantes, café, cigarrillo, alcohol, drogas, si no haces ejercicio y no manejas el estrés, van a aparecer dolencias tarde o temprano. Pero es que parece tan obvio que siempre lo pasamos por alto. 

Eso de "haz ejercicio, come frutas y verduras" lo tomamos como las letricas pequeñas tipo "no incluye baterías" o "el exceso de alcohol es perjudicial para la salud", lo tomamos como una vaina irrelevante que dicen por requisito. 

Estuve leyendo que los hábitos y el estilo de vida tienen una injerencia del 70 % en la aparición de cáncer ¡Eso es cule poco! Desarrollamos toda una vida alrededor de papas fritas, galletas con relleno, helados, pizza, vainas fritas, cerveza, ron, ¿y qué pasa? Saturamos el sistema de gratificación del cerebro con dopamina, perdiendo la capacidad de autorregulación. Todas esas sustancias son adictivas. El efecto del exceso de azúcar o cafeína en nuestro cerebro no viene siendo muy diferente al de la nicotina o el alcohol. 

El problema es el mismo: consumir más de una sustancia de lo que nuestro organismo necesita. 

Suramérica, continente de la esperanza

Por Carlos Andrés Zuleta Gómez. La cultura maya pronosticó que en los primeros años del siglo XXI el planeta Tierra entraría en una profunda crisis por el mal manejo que el hombre le ha dado a la naturaleza (guerras y exterminio a las otras especies). A esta época la llamaron el tiempo del no tiempo. Quizás quisieron decir que llegado este momento no había tiempo que perder para tratar de recuperarla.

Por Carlos Andrés Zuleta Gómez. La cultura maya pronosticó que en los primeros años del siglo XXI el planeta Tierra entraría en una profunda crisis por el mal manejo que el hombre le ha dado a la naturaleza (guerras y exterminio a las otras especies). A esta época la llamaron el tiempo del no tiempo. Quizás quisieron decir que llegado este momento no había tiempo que perder para tratar de recuperarla.

Otra cultura visionó que a comienzos del siglo XX comenzaba a abrirse la puerta del conocimiento (apertura de una era). Con ello, llegaron la radio, TV, satélite e internet, surgiendo la inmediatez de la noticia a los 4 puntos cardinales, emergiendo "una opinión crítica universal", la cual podríamos aprovechar para tratar de corregir  falacias y equivocaciones  del hombre. Por ejemplo, la caída de la reforma a la Justicia en Colombia por los micos que le habrían introducido, debido a que un sector amplio del poder Legislativo y las altas cortes del Poder  Judicial no han hecho conciencia de la dignidad que ostentan.

Desde Roma un vocero del Vaticano calificó a América como el continente de la esperanza. Pensamos que se refería en especial a Suramérica, por sus grandes riquezas naturales (agua, petróleo, grandes extensiones de tierras fértiles y un idioma de fácil comunicación y entendimiento entre nuestro pueblos).

En el contexto geopolítico se puede afirmar que este continente es la joya de la corona, apetecible a todas las potencias.

El capitalismo occidental viene jalonando a la civilización mundial desde los tiempos de Grecia. En la actualidad sus dirigentes tienen divergencias internas en la aplicación de métodos de sus políticas económicas entre tradicionalista y del nuevo orden (fuerza o diplomacia). 

En la reciente visita que hizo el santo padre Francisco a nuestras tierras, ha dejado bien clara su posición a favor de las políticas que se fundamentan en la diplomacia y que estas son más dadas a favorecer a millones de personas desprotegidas y marginadas, por medio una redistribución de las tierras, que generaría y demandaría mayor mano de obra laboral.

También sentó su posición frontal contra la corrupción política, flagelo que ha venido desmoralizando la legitimidad y estabilidad de los gobiernos democráticos.

La corrupción política fomenta al oscurantismo y este reprime todos los avances científicos y tecnológicos que la humanidad ha adquirido a través del tiempo. 

Por eso la urgencia del surgimiento de nuevos líderes en el ejercicio de la política en Colombia,  y más específicamente en el departamento de Sucre. No esperemos que los que han causado esta degradación o crisis de los valores éticos y morales en el ejercicio de la política se van a retirar. Esto cambia si los seres humanos con valores y principios éticos, morales y con una vocación social inquebrantable actúan. Parodiando a Jesús Zuleta de la Ossa: "La verdadera madurez intelectual de un ser humano es cuando pone todas sus capacidades al servicio de los más necesitados". ¡Toma la iniciativa!

Con ello, llegaron la radio, TV, satélite e internet, surgiendo la inmediatez de la noticia a los 4 puntos cardinales, emergiendo "una opinión crítica universal", la cual podríamos aprovechar para tratar de corregir  falacias y equivocaciones  del hombre. Por ejemplo, la caída de la reforma a la Justicia en Colombia por los micos que le habrían introducido...

La corrupción pública

Por Benjamín Calle Carrascal. El Estado, en desarrollo de su política criminal, ha tipificado como delitos una serie de conductas  que lesionan, tergiversan y distorsionan  los intereses comunes. En el título XV del Libro Segundo del Código Penal  se relacionan los delitos contra la Administración Pública, haciéndose énfasis en lo concerniente a los atentados contra el patrimonio del Estado.

Por Benjamín Calle Carrascal. El Estado, en desarrollo de su política criminal, ha tipificado como delitos una serie de conductas  que lesionan, tergiversan y distorsionan  los intereses comunes. En el título XV del Libro Segundo del Código Penal  se relacionan los delitos contra la Administración Pública, haciéndose énfasis en lo concerniente a los atentados contra el patrimonio del Estado. Este fenómeno lo denomina la opinión pública en forma muy concreta con la palabra corrupción, lo cual le da una visión circunscrita al aspecto ético de la cultura judeocristiana, o sea que la opinión pública se escandaliza por lo que se considera la crisis de los valores y de la moral.

Ahora bien, lo anterior implica que el fenómeno de la corrupción se focaliza en cabeza de los delincuentes que incurren en los delitos tipificados en las normas citadas y nadie se explica como esos delincuentes han podido acceder a los cargos públicos para atentar contra los intereres del Estado. 

La solución que se exige y se predica es que a los cargos públicos lleguen personas de reconocida seriedad, honestidad y pulcritud, pero los analistas y sociólogos consideran que el generalizado problema de la corrupción se debe a cuestiones mas de fondo, al desarrollo ineficiente y precario del sistema democrático en el sentido de que no hemos asimilado realmente ese espíritu y las virtudes del sistema de gobierno denominado democracia.

Octavio Paz en un famoso ensayo afirma que en las inestables democracias latinoamericanas subyace la moral patrimonialista, propia de los regímenes monárquicos en los cuales el gobernante, el príncipe, el monarca, se consideraba la personificación del Estado y por consiguiente dueño y amo del patrimonio estatal y esa moral patrimonialista es la que rige las acciones de los funcionarios públicos que administran  en estas democracias los recursos del Estado. Y por esa razón los manejan como si fueran de su propiedad y abusan de esos recursos y en muchas ocasiones se los apropian, generándose así el fenómeno de la corrupción que tanto mal le ha hecho a este país.

Las virtudes de la democracia, la ética del demócrata, las constituyen el amor a la igualdad, el respeto sagrado de los bienes comunes, el imperativo categórico de cumplir con los fines propios de la organización social y la convicción absoluta de que en la democracia el poder se genera en la conciencia colectiva y que cuando los ciudadanos delegan la facultad que tienen de gobernarse así mismos en otros ciudadanos para que ejerzan el poder, los ungen, los sacralizan y ese poder debe ejercerse en beneficios de la comunidad, de la sociedad, de la democracia, conforme a la definición lincolniana de la democracia como el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para pueblo.              

Este fenómeno lo denomina la opinión pública en forma muy concreta con la palabra corrupción, lo cual le da una visión circunscrita al aspecto ético de la cultura judeocristiana...     

No hay peor ciego…

Por Elizabeth Zuccardi Porras. Así estamos los colombianos, que no queremos ver ni queremos oír, de allí el conocido refrán: No hay peor ciego que el que no quiere ver. Estamos ad portas del mayor desastre que jamás haya vivido nuestro país. "El Comunismo". (los 50 años de conflicto armado son nada comparado con lo que va a suceder si llegan a tomarse el poder los Farsantes)   

Por Elizabeth Zuccardi Porras. Así estamos los colombianos, que no queremos ver ni queremos oír, de allí el conocido refrán: No hay peor ciego que el que no quiere ver. Estamos ad portas del mayor desastre que jamás haya vivido nuestro país. "El Comunismo". (los 50 años de conflicto armado son nada comparado con lo que va a suceder si llegan a tomarse el poder los Farsantes)   

Y lo que es peor, tal parece que estamos adormecidos, enceguecidos, mudos y sordos. No nos basta con el ejemplo de Cuba, que desde 1959, cuando Fidel Castro se adueñó de la Isla con su revolución que la condujo al ostracismo total, sumiéndola en la pobreza, impidiéndole su desarrollo, engañándola con una doctrina maquiavélica, antisocial, injusta y mutilante que mantiene a este país en el olvido total, alejado del resto del mundo, aniquilado comercialmente, sin desarrollo, cerradas las puertas a la tecnología, apagado y deprimido en todas las esferas, sin esperanzas, devastado por la política comunista-castrista que efectivamente los castró  a todos y los dejó estériles, sin vida, desesperados y pobres. Más cerca de nosotros tenemos el ejemplo de Venezuela que desde 1999, cuando llega la revolución de Hugo Rafael Chávez, hace de una nación próspera, pujante, libre y digna, con su doctrina comunista un país devastado, dividido, empobrecido, practicante de brujería, santería y toda clase de activismo engañoso, burlesco, con el que sumió en el fracaso a los venezolanos. Si miramos a Argentina, la situación no es distinta. Desde el 2001, sufre la peor crisis económica cuando se da inicio a la revolución que hace que la nación salga a las calles gritando despavorida por los desmanes de un gobierno socialista con vestigios comunistas que desangró al país. El 2016, Brasil sufre una gran crisis económica con el fracaso del socialismo. 

Ninguno de esos países ha podido demostrar que esta doctrina es la panacea, que con ella vamos a lograr la justicia y la equidad, porque precisamente los que la propagan, sus líderes, son igual o peor de corruptos de los que dicen ser demócratas, porque predican, pero no aplican. Ellos amasan grandes fortunas, que no comparten con nadie y que disfrutan con sus familias, dejando más pobres a los pobres mientras ellos saborean la buena vida.

Colombia va por el camino equivocado, siguiendo el ejemplo de los países fracasados por la ideología comunista, que ha avanzado demasiado, con la anuencia del Gobierno que les está abriendo el camino para que puedan gobernar con sus secuaces, todos ellos asesinos, narcotraficantes, terroristas, mentirosos, a los que hay que parar a como dé lugar.

Colombianos de bien: abramos bien los ojos, destapemos nuestros oídos, despertemos, estemos alertas, no nos dejemos engañar, hagamos algo, porque si no nuestro destino será peor que el de Venezuela, Cuba, Argentina y Brasil. La Iglesia debe ser luz y sal, ante tanta oscuridad, ayudando a entender a los demás el tiempo que se nos avecina. Si no hacemos algo ahora, no tenemos derecho a quejarnos después. Estamos a tiempo, rechacemos todo avance del comunismo, porque este trae consigo la pobreza, la ideología de género, la impunidad, el odio, la injusticia, el ateísmo, las prácticas satánicas de hechicería y toda clase de inmoralidad que ellos mismos practican.

Poses

Por José Arturo Ealo Gaviria. Una actitud no es lo que adopta el cuerpo sino lo que surge espontáneamente de sí mismo, como si eso hubiera estado ahí siempre y por eso emerge o brota con mucha naturalidad. Era la única postura en la que el modelo parecía con esa autenticidad que pensaba, porque, efectivamente estaba pensando.

Por José Arturo Ealo Gaviria. Una actitud no es lo que adopta el cuerpo sino lo que surge espontáneamente de sí mismo, como si eso hubiera estado ahí siempre y por eso emerge o brota con mucha naturalidad. Era la única postura en la que el modelo parecía con esa autenticidad que pensaba, porque, efectivamente estaba pensando. Esto ocurrió en 1904. Desde entonces a la fecha, sentarse como "El Pensador" del francés Augusto Rodín no hace que uno piense algo. Hacerlo así ya no es una actitud, hoy los intelectuales, pseudointelectuales y dizque intelectuales se colocan el puño en la barbilla al saber que posarán para una foto. Esto es algo que se les adiciona por encimita a las cosas, o al cuerpo, un añadido, al igual que la cosmética, para que parezca que son lo que no son, que están hechos de un material del que no están hechos, como ese color metálico que se aplica sobre todos los enseres plásticos, como a los móviles celulares o los tableros de los autos y que por lo tanto no sale de dentro sino que viene de fuera, de modo que con tal pose uno no piensa pero se cree "pensadorsísimo", esto es, que piensa con el maquillaje, o se maquilla de estar pensando. Y así se ha hecho últimamente. De hecho, la citada escultura se ha utilizado publicitariamente para colocarle pantalones de mezclilla, como lo ha hecho una marca de ropa, de modo que la mera compra de la prenda venga con la garantía de fábrica para que el comprador la adquiera sin tener que tomarse el poco glamoroso trabajo de pensar. "El pensador" de Rodín también serviría para anunciar relojes, dado que el tiempo es sumamente filosófico, o lentes, por lo que es muy observador, ambas cualidades muy propias de quien está pensando.

El reloj es Rolex que, no se crea, no es sólo una joya, sino una maquinita que hace imaginarse al dueño que no por ser ejecutivo neoliberal no se abisma de vez en cuando en las aporías (conflicto lógico insuperable razonamiento) de la eternidad. Los lentes serían Gucci.

Estos objetos son caros. Para obtenerlos no hace falta el dinero, cosa que es un asunto de fondo dado al implicar por lo menos buena suerte o mala entraña, y por lo común haber tenido la inteligencia y el esfuerzo para llegar a tanto, sino que hace falta la tarjeta de crédito con la que comprar, ni trabajo cuesta, y no cabe preguntarse si hay algo que la sustente, porque si tiene la apariencia, los resultados del dinero, es decir, la pose, se tiene ya la realidad, por más que quienes esparcen abanicos de tarjetas sobre el mostrador no tengan dónde caerse muertos, o tengan, como se hace a menudo, que pagar la deuda de una tarjeta con el préstamo de otra (ya después se caerá la economía en su conjunto), lo que llaman "consumo conspicuo", según el cual, la gente gasta una barbaridad en una cantidad insana de tonterías, no tanto por comodidad o por gusto, sino para que se vea que se puede gastar, habida cuenta que la capacidad de gasto contiene implicaciones imaginarias de ocio, exquisitez, sabiduría, educación, tanto poder como control. Y como los académicos, científicos, profesores, intelectuales de las universidades quieren aparentar todo eso, se la pasan gastando en cosas que den la impresión que saben mucho y conocen gente importante que usa mucho dinero, por eso, estos universitarios tienen que ir gastando a la par. Quienes no son compradores de marcas, paseantes de "malls" y desplegadores de ramilletes de tarjetas de crédito, no existen, lo cual equivale al 20% de la población mundial. El género humano ya no es una especie de hombres y mujeres, es de consumidores, infantiles, adolescentes y adultos. Los viejos son ignorados por nuestra sociedad, todo porque ya no compran nada.

TE DESTACAMOS

Una actitud no es lo que adopta el cuerpo sino lo que surge espontáneamente de sí mismo, como si eso hubiera estado ahí siempre y por eso emerge o brota con mucha naturalidad.

El tema es la coca

Por Luis Noé Ochoa. Estos días salimos con Luna llena a un parque. Es decir, con mi perra recién desayunada. Cuando Luna ya había hecho la 'gracia' que pueden hacer los congresistas ausentistas que buscan atajar la JEP, un muchacho de buena pinta consumía droga entre tosecitas y carraspeos. En los parques se ven a menudo. Por ponerle algo de humor, pensaba yo: unos con sus perros, otros con sus porros. Pero es la vida de cada quien.

Por Luis Noé Ochoa. Estos días salimos con Luna llena a un parque. Es decir, con mi perra recién desayunada. Cuando Luna ya había hecho la 'gracia' que pueden hacer los congresistas ausentistas que buscan atajar la JEP, un muchacho de buena pinta consumía droga entre tosecitas y carraspeos. En los parques se ven a menudo. Por ponerle algo de humor, pensaba yo: unos con sus perros, otros con sus porros. Pero es la vida de cada quien.

Luego vi en la noticia de la incautación de 12 toneladas de cocaína pura al 'clan Úsuga' en el Urabá. Qué bien la Policía. El piso parecía el de una de las granizadas de estos días. Dice el informe que en las calles de Nueva York o en Ámsterdam costaría 360 millones de dólares. Sobre todo cuesta vidas. Y este año ya van 362 toneladas incautadas. ¿Y cuántas habrán coronado?

Todo esto me revivió otros momentos. Una noche, un taxista me contó que casi llora junto a un padre al que le hizo una carrera para llevar a su hijo a una olla. Dijo que el padre le decía con voz quebrada que prefería acompañarlo porque él sabía que regresaría con él. Y estaban luchando por salir. "Errda –era costeño el taxista–, uno aquí ve pelaítos comprando vicio".

Errrda, querido lector, el daño que nos ha hecho y nos causa la droga es incalculable, estremece. De esta se desprenden casi todos nuestros males. La coca alimenta las guerrillas –a las que, a la vez, les destruyó su tal filosofía revolucionaria–, a los clanes y a sus clones; destruye la sociedad en todas sus capas, muchas vidas desde niños aún, muchas familias. Comenzando por las de los mismos capos, que, en medio de tetas y paraísos, viven una maldición. ¿En qué terminaron Pablo Escobar, los hermanos Rodríguez Orejuela, los 'Mellizos' o 'los Úsuga'? Un hermano de 'Otoniel', el nuevo rey puesto, ya murió. Caen, pero el negocio sigue.

Y los mandos medios se envician unos, mueren en vendettas otros, o van con sus huesos a la cárcel. Según la nota, a 'los Úsuga' les han detenido a 1.700 traficantes. Errrda, dice, Luna.

Lo grave es que es un producto de exportación. El informe de la ONU del año pasado revela que alrededor de 250 millones de personas consumieron droga en 2015 y al menos 190.000 murieron ese año por causas directas relacionadas con los 'emputefacientes'. Por eso, y por mucho más –dice una canción–, unas 200.000 familias aquí generan su ingreso del cultivo de la coca. Y porque lo demás en el campo no da. O sí... da tristeza.

No veo la salida, decía un borracho. Porque se hacen enormes y costosos esfuerzos, se pierden vidas, pero, según la excelente entrevista de Salud Hernández-Mora 'Confesión de un traqueto', a un tipo de los tantos que sacan la droga de los puertos, todo se compra, y mucha droga pasa. Las conciencias tienen un precio.

¿Entonces? Aparte de la corrupción, este debe ser el tema de la campaña política. Porque puede pasar la JEP, puede firmar el Eln, pero si hay coca, la paz se dará a pedacitos, cada vez habrá más corrupción, más enfermos, más muertes.

¿Quién propone salidas viables? Como presidente del movimiento Polvo Democrático, del buen polvo, invito a los afiliados y afiliadas a hacer propuestas. Aquí sí pueden opinar. Les pregunto: ¿llegó la hora de la legalización? Se me ocurre que si la exguerrilla no entrega todas las rutas ni a los capos, no podría tener participación política. Y que el Eln haga lo mismo, o no hay negociación, que se creen un área de clases en los colegios sobre prevención y un plan educativo completo para los hijos de los cocaleros que dejen el negocio. Y que unos 3.000 reinsertados sean erradicadores y se incentive el campo.  (El Tiempo)

Espero respuestas, queridos 
polvistas. 
Sobre todo, 
queridos 
candidatos. 
¿O me la fumé verde?