Hay que trabajar unidos

Bien que desde la Academia se tome la iniciativa de liderar procesos de liderazgo político en beneficio de los departamentos. Por naturaleza es esta la llamada a promover el desarrollo de las regiones en todos los ámbitos; de hecho, es en las universidades donde se gestan grandes procesos de cambio e innovación, así mismo en el aspecto socio-económico en el que son fundamentales. 

Bien que desde la Academia se tome la iniciativa de liderar procesos de liderazgo político en beneficio de los departamentos. Por naturaleza es esta la llamada a promover el desarrollo de las regiones en todos los ámbitos; de hecho, es en las universidades donde se gestan grandes procesos de cambio e innovación, así mismo en el aspecto socio-económico en el que son fundamentales. 

De igual manera, hay que celebrar que la dirigencia política del departamento de Córdoba acuda al llamado de la Academia para trabajar por esta región como bancada, unidos todos con un mismo objetivo: promover e impulsar proyectos de desarrollo para este territorio en todos los aspectos, especialmente en lo educativo, salud, empleo, competitividad y gestión ambiental. 

Sería un gran logro que nuestros representantes y senadores se despojaran de colores partidistas e intereses particulares y antepusieran el bienestar general de los cordobeses; al fin y al cabo esa es su misión, pues para eso fueron elegidos precisamente por esos cordobeses que esperan mucho de su labor política

Vuelve y juega

Vuelve y juega. Definitivamente algunos políticos continúan con sus viejas mañas y se niegan a abandonar sus prácticas 'politiqueras', las cuales se vuelven más fuertes y descaradas en época de elecciones. Tal es el caso de las consabidas invasiones, que curiosamente se multiplican cada vez que se acercan unos comicios. 

Vuelve y juega. Definitivamente algunos políticos continúan con sus viejas mañas y se niegan a abandonar sus prácticas 'politiqueras', las cuales se vuelven más fuertes y descaradas en época de elecciones. Tal es el caso de las consabidas invasiones, que curiosamente se multiplican cada vez que se acercan unos comicios. 

Pero más reprochable aún es que todavía existan personas que 'les comen cuento' a esos políticos, que les siguen el juego a los líderes invasores y que se exponen a los peligros que implica ocupar ilegalmente predios públicos o privados, que tarde que temprano serán desalojados. 

Algunos invasores son simples 'avivatos', individuos inescrupulosos que aprovechan la situación para 'pescar en río revuelto', pero la mayoría son por lo general miembros de familias desplazadas o damnificados de alguna tragedia o fenómeno natural, por lo que resulta censurable desde todo punto de vista que los promotores de esas invasiones se valgan del drama humano de esas personas vulnerables, para utilizarlas y hacerles creer falsamente que invadir es la solución a todos sus problemas.

S.O.S en valores

No nos cansaremos de clamar por la necesidad imperiosa de restablecer los valores humanos en esta sociedad cada vez más degradada. Se avanza en tecnología, infraestructura, comodidades, invenciones, oportunidades, en fin… pero nos estancamos en el aspecto espiritual, moral, ético, conductual. 

No nos cansaremos de clamar por la necesidad imperiosa de restablecer los valores humanos en esta sociedad cada vez más degradada. Se avanza en tecnología, infraestructura, comodidades, invenciones, oportunidades, en fin… pero nos estancamos en el aspecto espiritual, moral, ético, conductual. 

'La mató para no responder por el hijo', 'Apuñaló a su padre', 'Soportó golpiza de uno de sus hijos' fueron algunos de los titulares que en una misma edición se publicaron en este diario en días pasados y que reflejan lo expuesto al inicio de este editorial. Esas noticias evidencian lo común que se ha vuelto para la gente la ocurrencia de esos sucesos que, por desgracia, están dejando de ser insólitos, aberrantes, contra natura, para convertirse en algo cotidiano. 

En qué momento se perdió el norte, que los hijos están perdiendo el respeto hacia sus padres, que las madres abandonan sin remordimiento a su recién nacido en un basural, que la familia ya no es considerada lo más valioso para todo ser. 

Lo más grave de todo es que también estamos perdiendo el sentido de lo humano, la capacidad de sorprendernos, alarmarnos y conmovernos ante esa clase de sucesos, porque sin darnos cuenta nos estamos acostumbrando a ellos.

Lo mismo de siempre

Lo mismo de todos los años está pasando con respecto a las consecuencias de la ola invernal en el país. Y eso que apenas está comenzando. 

Lo mismo de todos los años está pasando con respecto a las consecuencias de la ola invernal en el país. Y eso que apenas está comenzando. Es tan repetitiva esa situación, que casi podríamos decir que para registrar esas noticias bastaría con ‘copiar y pegar’ las del año pasado o las del antepasado o las del anterior. Muchos son los responsables de que eso ocurra. 

En el caso del departamento de Córdoba tiene incidencia directa el hecho de que algunos mandatarios locales, especialmente de municipios vulnerables, menosprecian las indicaciones de las entidades estatales encargadas del tema, tanto que ni siquiera asisten a las reuniones convocadas y mucho menos le prestan la debida atención a la conformación adecuada de los comités de emergencia ni a la adopción oportuna de los planes de contingencia. 

A todas luces resulta mucho más costoso afrontar las emergencias por lo ya consumado que emprender con eficiencia acciones preventivas, sobre todo si se les ha advertido hasta la saciedad lo que puede ocurrir, es más, si ya lo han evidenciado antes.

Una bomba de tiempo

Cada cierto tiempo salta a la palestra la situación caótica, por decir lo menos, que se vive, o mejor dicho que se sufre en las cárceles del país. 

Cada cierto tiempo salta a la palestra la situación caótica, por decir lo menos, que se vive, o mejor dicho que se sufre en las cárceles del país. Para nadie es un secreto el alarmante hacinamiento en que se encuentra la gran mayoría de los reclusos, a lo que se suman las denuncias por pésima alimentación, malos tratos y falta de garantías para sus procesos. 

Esta situación no es nueva, pero lamentablemente pareciera que a nadie le importara. Cada vez que se visibiliza, el gobierno de turno trata de 'solucionar' el gran problema con 'pañitos de agua tibia', como si quisiera minimizarlo y dejárselo al gobierno siguiente.

El caso de las cárceles colombianas es de esas 'papas calientes' a las que todos evitan referirse en lo posible, hasta los candidatos presidenciales. 

Es una bomba de tiempo que en algún momento explotará. Tarde que temprano alguien tendrá que 'coger el toro por los cuernos', enfrentar ese caos carcelario que existe en este país y buscarle una solución macro y definitiva.

Evidencia violenta

Una muestra más de que Córdoba ha sido uno de los entes territoriales más golpeados por cada modalidad de violencia que ha aparecido en este país es, precisamente, que se encuentra entre los departamentos con más fosas del conflicto armado encontradas por la Fiscalía General de la Nación hasta el momento. 

Una muestra más de que Córdoba ha sido uno de los entes territoriales más golpeados por cada modalidad de violencia que ha aparecido en este país es, precisamente, que se encuentra entre los departamentos con más fosas del conflicto armado encontradas por la Fiscalía General de la Nación hasta el momento. 

Son huellas macabras que ha dejado cada actor violento que se ha ensañado contra la población cordobesa a lo largo de su historia y que hoy, por cuenta del posconflicto, en una titánica labor miembros del CTI buscan rescatar el mayor número de cuerpos para entregarlos a sus familiares y estos puedan por fin completar su duelo. 

Estar en una negativa lista como esta, otra más, es motivo suficiente para que este departamento reciba un trato especial por parte de todas las entidades del Gobierno Nacional, sobre todo en el aspecto social y comunitario, en el cual se reflejan todas las secuelas dejadas por los actos violentos contra las personas.